Misiones Familiares 2018 de la ciudad de La Plata

| miércoles, febrero 7th, 2018 | No Comments »

Testimonio: Santiago Pedrosa. Juventud Masculina de Schoenstatt, Jefe Misiones Familiares 2018.

ALIADOS CON MARÍA, RENOVEMOS LA ESPERANZA” fue el lema que guió a las Misiones Familiares 2018 de la ciudad de La Plata, provincia de Buenos Aires, Argentina.

Este año volví a vivir una de las experiencias más importantes de mi vida y que me ha marcado a fuego desde aquella primera vez en el verano del 2010 en la localidad de Lobería. Pero en esta vez no solo fue una nueva misión más, sino que festejábamos 20 años llevando a María en familia.

De esta manera con más de 100 personas entre jóvenes, matrimonios y adultos mayores, fuimos a renovar la esperanza a las personas que nos esperaban nuevamente en sus hogares, plazas y parroquia. El recibimiento fue tan generoso como el que habíamos tenido el año pasado en el que también visitamos Ranchos; la organización de las Misiones Familiares se caracteriza por ir dos años consecutivos al mismo destino. La gente muy amable y abierta, los chicos copando el barrio Néstor Kirchner, los ancianos recibiéndonos alegremente en los geriátricos y los jóvenes siendo parte de la misión. Recibimos la Bendición del Cura Párroco, Menegildo Santos, y el agradecimiento del Intendente interino.

Para mí las Misiones Familiares y en especial el hecho de misionar es el signo más importante de fe que tiene nuestra iglesia y en donde encuentro la presencia de Dios, de María y de Jesús en su mayor esplendor, porque no hay mejor vivencia de fe que el compartir con un hermano el cual apenas nos conoce un “hola” y un “nosotros somos misioneros” y terminar rezando una oración Juntos. Es una de las mejores experiencias del Schoenstatt en salida que queremos regalarle este año especialmente a nuestro Padre.

Gracias Ranchos por recibirnos estos dos años y a Loma Verde por abrir sus puertas este año, a los directivos del colegio Sagrado Corazón, que nos dio hospedaje, al Padre Menegildo quien dio su gran entrega y muy buena predisposición a la Misión, a todos los que nos dieron una mano con la comida y especialmente a la Mater por guiarnos durante toda la semana y hacer realidad las palabras de Don Joao Pozzobon “Ella es la gran Misionera, Ella obra milagros”.