Fuente de Vida, Misión Universitaria en Santa Fe

| Viernes, marzo 10th, 2017 | No Comments »

Compartimos las vivencias de Francisco “Pancho” López, Paz Santino y Anabel Molina en la Misión Universitaria Fuente de Vida.

 

TESTIMONIO: Francisco “Pancho” López

“Fons Vitae” (Fuente de vida) es como se llama nuestro hito en Schoenstatt.

Como juventud creciente del movimiento en Rosario y Santa Fe nos unimos para salir a misionar al pueblo de Maciel, a 60 Km de la ciudad de Rosario, del 26 al 30 de diciembre. Salimos a predicar el evangelio y dar nuevas esperanzas, a compartir con la gente del lugar y a darla a conocer a Ella ¡Nuestra gran misionera!

FuenteDeVida11

En este salir al encuentro con el otro, como pide nuestro Papa Francisco, alrededor de 50 misioneros conocimos diferentes estilos de vida, impensadas realidades y distintas formas de vivir la fe. Desde la simple cotidianidad, intentamos llevar y hacer germinar este pequeño grano de Iglesia que muchas veces hace falta en los pueblos de nuestro país.

Santa Fe y Rosario no sólo comparten geográficamente la misma provincia, sino que también comparten el anhelo vivo y joven de llevar a Jesús recién nacido en la Sagrada Familia a lugares donde abunda la soledad, la desesperanza o la falta de fe.

Fons Vitae no solo fortalece al crecimiento en nuestras ramas de Juventud Femenina y Juventud Masculina con el estilo de vida propuesto por nuestro Padre Fundador José Kentenich, sino además, nuetre al crecimiento de toda la familia Schoenstattiana.

FuenteDeVida8

Podríamos decir, valga la redundancia, que la misión cumplió con su misión: ser fuente de vida en Maciel y en el Movimiento.

Estamos muy contentos y agradecidos con la Mater por dejarnos ser parte de este gran sueño que nos tenía ya predestinado hace tiempo y que recién esta empezando.

 

TESTIMONIO: Paz Santino

Soy Paz Santino, JF de Rosario, Argentina, y junto con un equipo de jóvenes de Santa Fe y Rosario fundamos nuestra primera misión universitaria “Fons Vitae”. FUENTE DE VIDA es el nombre de nuestra misión, y así pude vivirla yo también.

FuenteDeVida1

 

La misión se realizó del 26 al 30 de diciembre de 2016, y acudimos a Maciel, Santa Fe; 50 jóvenes con el anhelo de regalar al pueblo la alegría de la Navidad.

Para nuestras juventudes fue un acontecimiento muy importante porque significó reencender la llama de cada uno para poder acercar a otros a Cristo.

Fueron días donde pude experimentar un clima único, donde indudablemente podía sentirse la presencia de Ella, la Mater.

FuenteDeVida2

 

La providencia fue guiando nuestra misión, y un signo muy fuerte fue que un grupo de jóvenes del pueblo se sumó a misionar con nosotros. Compartimos los almuerzos, los envíos, y el salir por las calles que tantas veces caminaron. Se convirtieron en parte de nosotros, demostrando una vez más que Schoenstatt es familia.

FuenteDeVida3

Los frutos de Fons Vitae se siguen viviendo en los vínculos formados entre los misioneros. Vínculos profundos, arraigados a Cristo y María; que garantizan la fecundidad de esta misión, impulsándonos a salir al mundo.

“¡Como hijos de la providencia, Fons Vitae!”.

 

TESTIMONIO: Anabel Molina

Misionar en Maciel para mí fue un regalo.

Me encantó que los jóvenes de allí se unieran a nosotros para salir a misionar, realmente fue una hermosa sorpresa. Además me llegó al corazón toda la gente que nos ayudó, me sentí muy agradecida a todos ellos porque hicieron posible que pudiésemos concretar las misiones. Especialmente las personas de allí que estuvieron acompañándonos y colaborando con lo que necesitábamos.

FuenteDeVida14

Una de las noches hicimos un evento con el pueblo donde los vecinos participaron bailando y cantando y hasta hubo un pesebre viviente, estuvo espectacular porque nos sirvió para que la gente nos conociera y la respuesta del pueblo fue muy buena.

También compartir esos días con los misioneros, las vivencias que tuvimos, oraciones y mates me llenaron de mucha energía y sobre todo de amor.

FuenteDeVida4

Lo que más me gustó fueron los momentos compartidos con las personas que nos abrieron las puertas de sus casas y nos recibieron con mucho cariño. Muchos de ellos nos alentaban a seguir misionando, nos dieron su apoyo y se sorprendían de que jóvenes como nosotros estuviésemos visitándolos.

Fueron unos días hermosos, me volví con el corazón lleno de amor y con mucha  alegría de que la Mater se hiciera presente en Maciel.

'