Misión Nacional

Documento fundamental

 1.Dios Padre nos mostró la necesidad de asumir y conquistar la misión nacional del Movimiento en Argentina. La imploramos como un don. La buscamos como la tarea que Él nos quiere confiar para todos los tiempos.

 2. La profecía del Padre Fundador en nuestra patria ha sido criterio primordial en el reconocimiento de la voluntad divina, manifestada también en la historia de nuestras comunidades al desarrollar originalmente la vida de la Alianza y asumir la herencia del Padre. Nos hemos guiado además por los signos de los tiempos eclesiales y sociales, y por la idiosincrasia de nuestro pueblo.

3. Creemos que Dios nos quiere Con María, Familia del Padre. Nuestra imagen ideal de Nazaret, reflejo histórico de la vida trinitaria y caso preclaro para nuestro ser y actuar como Familia del Padre, en la construcción de su Reino Mariano. Dios Padre, en Cristo, nos congrega como hijos suyos en la Iglesia.

Por la Alianza nos une a María, se nos hace cercano en la persona del Fundador y en la fuerza del Espíritu Santo nos envía a realizar esta misión. Constituidos como Familia crecemos en el arraigo a nuestros Santuarios, unidos en torno al Santuario Nacional.

Elegidos para ser Con María, Familia del Padre, reconocemos en esta misión rasgos fundamentales:

3.1 Familia patrocéntrica: Dios Padre es el centro de nuestra Familia. Hacia Él se dirige nuestro camino. La comunidad de vida, de destino y corazones con el Padre Fundador nos capacita para la filialidad ante Él. Esta comunidad se afianza por la Alianza filial con el Padre, la recibimos como herencia y nos llama a vivir con él y en él, insertándonos en su persona y su misión. La forjación de personalidades paternales que como él sean transparentes y representantes del Padre Dios, es nuestra tarea esencial y aporte a una época necesitada de padres.

3.2 Familia mariana: María como Madre nos hace Familia en el Santuario, hogar común. Desde allí nos conduce al Padre y nos regala vivenciarla y proclamarla como Reina y Vencedora. Asumiendo la tradición religiosa de nuestro pueblo, queremos que Argentina sea cada vez más tierra de María.

3.3 Familia filial: Animados por el Espíritu Santo, a semejanza de Cristo y de  María, como hijos del Padre Dios, queremos esforzarnos por una respuesta plena de amor a sus planes. Esto nos exige  una íntima y heroica filialidad ante Él y sus representantes.

3.4 Familia fraterna: Como hermanos en la Alianza y en la fuerza de la vida de nuestras comunidades crecemos en la solidaridad con todos los hombres.

3.5 Familia misionera: Nuestro ser se hace mensaje. La Reina y Educadora de los pueblos nos envía como personalidades paternales y maternales a colaborar en la Iglesia para que alcance su plenitud como Familia de Dios, y a construir el Reino Mariano del Padre en nuestro pueblo. Participando en la misión evangelizadora de la Iglesia nos comprometemos a vivir y forjar el organismo natural y sobrenatural de vinculaciones; particularmente por nuestra acción laical en el mundo, contribuimos a conducir toda la creación según los planes del Padre Dios.

4. Esta Familia con plena conciencia de pequeñez ha de ser, como el Santuario del Padre, signo de fe, de unidad, de lucha y de victoria. Unida al Padre Fundador vivirá el “Cántico al Terruño” con fidelidad heroica.

5. Con María, Familia del Padre es el cauce común el Movimiento en Argentina, su meta y fuerza impulsora. Constituye nuestro aporte a la misión universal de Schoenstatt y nuestro servicio a la Iglesia, a la patria, a Latinoamérica y al mundo.

“Queremos implorar que Dios nos regale hombres y mujeres que no solamente sepan hablar bien, sino que comprendan toda la fuerza y todo el peso de esta misión que nos fue regalada por Dios para la época de hoy, y que estén dispuestos a entregar su vida por ella”.

      Santuario del Padre

Florencio Varela, 15 de septiembre de 1978