Fons Vitae 2017: Misión Universitaria en Rosario

Por segundo año consecutivo, desde el 26 hasta el 30 de diciembre, se llevaron a cabo las misiones universitarias Fons Vitae a cargo de las Juventudes de Santa Fe y Rosario. 50 misioneros llenos de la gracia del envío apostólico dirigieron sus corazones hacia la gente de Maciel, una localidad ubicada a 60 kilómetros de Rosario.

Guiados por su amor a la Mater y con un gran espíritu de entrega, hicieron que nuestra amada Mater se hospedara en el Santuario misión, y que desde allí, como en todos los santuarios, repartiera sus gracias a quienes la visitan.

Ser instrumentos de la Mater, saliendo al encuentro

“Increíble, no hay palabras para describir lo que fueron estas misiones, de principio a fin se sintió el ambiente perfecto, desde el primer momento se sintió a la Mater ahí con nosotros, en los vínculos, en la espiritualidad, en el salir a misionar y en el mismo pueblo de Maciel. Entregando todo, yendo a las periferias del mundo como dijo el Papa Francisco, la gracia del envío apostólico se sintió muy fuerte en cada uno de los misioneros, de verdad se sintió al Espíritu Santo en cada uno. Ver la llama encendida de todos en cada envió llena el corazón. A pesar de que nosotros fuimos a misionar, todo el pueblo de Maciel es el que nos termina de misionar a nosotros.” (testimonio Briant Gervassi)

“Fons Vitae 2017 fue mi primera vez misionando y lo que pude vivir fue increíble. Verdaderamente me sentí instrumento en manos de la Mater. Ella nos conducía especialmente con aquellos hijos suyos que necesitaban una palabra de aliento, para sobrellevar un dolor, una pérdida, una depresión, para recordarles que no estaban solos, Dios los cuidaba y enviaba a sus propios hogares a María como señal. Me di cuenta de lo importante que es escuchar al otro, es un simple gesto de dedicación que puede cambiar su día, un sencillo acto de amor hacia nuestros hermanos como Jesús nos enseñó. De esta experiencia de misión me llevo el deseo de seguir llevando a Dios a todas las personas en mi vida cotidiana y el mensaje de aprovechar cada momento que comparta con alguien para demostrarle mi cariño, estando atenta a sus necesidades y buscando comprenderlo.” (testimonio Aranza Astorquia)

“Siendo este mi segundo año en la Fons conocía la mayoría de las caras, en especial las de Rosario, pero el cobijamiento de la Mater viene de esos vínculos que nacen en clima de oración. Me refiero a que pude vincularme con las personas que no conocía de la misma manera que a mis hermanos de grupo de vida, éramos, todos, una gran familia, bajo el manto de Mater”. (testimonio Franco Torrero)

Apostolado de jóvenes y niños – “Semillas de la gracia de María”

No hay palabras para transmitir la alegría de que cada uno de los días hayan venido chicos, que dejaron sus actividades para compartir con nosotros, que nos hayan dado ese sí, de estar ahí y de dejarnos transmitirles un poco de esas gracias que la Mater derramó sobre nosotros durante toda la misión.

El último día los jóvenes nos acompañaron al Santuario Misión, donde conocieron a la Mater y participaron de un momento espiritual que fue hermoso. Se los llamó a ser sal y luz para el mundo, a que encendieran la llama de su corazón para poder llevar esa luz a las demás personas en su vida, como nosotros queríamos pasársela a ellos.

“Probablemente la parte que más esperé en todo el año, el apostolado de niños. El año pasado la gracia del cobijamiento vino en este apostolado, los niños de Maciel son una caricia al alma. En este año ya muchos nos estaban esperando, pero hubo más caras nuevas, tantas que tuvimos que separar el apostolado en dos sectores del pueblo. En ambos tratamos de manera divertida de enseñarles qué representa el pesebre de Belén, para luego ofrecerle a nuestra Mater dos representaciones de ese precioso momento, hechas con materiales sencillos y manos humildes. Todo esto ahonda mucho en mi corazón y me generó un gran gozo.” (testimonio Franco Torrero)

Jesús con nosotros

La espiritualidad fue uno de los puntos más fuertes. Cada envío previo a salir a misionar o a los apostolados era un gran impulso espiritual. Nos llenábamos de Dios leyendo su palabra y escuchando de Su actuar en la vida de los chicos que nos dieron su testimonio, y salíamos acompañados por María, confiados en ella, a tocar los corazones de las personas.

En las vivencias revivíamos la navidad, el nacimiento de Jesús, y llenando de significado ese momento tan especial, lo llevábamos a nuestra vida. Buscábamos convertir nuestros propios corazones, al igual que el de María, en pesebres humildes para que Cristo naciera en nosotros, para dar a luz a Jesús nuevamente en el mundo. Cada vez que se entraba al Santuario misión, era estar en otro mundo, uno en el que reinaba un ambiente de oración y de celebración, porque el niño Jesús había nacido.

La última enseñanza que nos dejó la misión era que toda esa vida que surgió durante esos 5 días no terminaba ahí sino que debíamos continuarla en nuestros hogares y esforzarnos por vivir cada día el lema de nuestra misión.

¡Como fuentes de vida, seamos pesebres vivos!

Madrugadores en Córdoba ¡En salida!

Autor: Juan Barbosa, Córdoba.

Madrugadores, esta corriente de vida, a cinco años desde su inicio en Córdoba, sigue creciendo en calidad y en cantidad pero, sobre todo en enorme entusiasmo por compartir lo que se vive. Desde aquel inicio con seis “audaces” hasta hoy, con un número muy superior a los 70 en seis comunidades (4 en capital y dos en el interior), estos entusiastas “enamorados de María” no paran en su modalidad orante y en sus ganas de proyectarse, no por ser muchos sino por “acercar a muchos” al Buen Padre Dios, con Jesucristo y de la mano de María ¡Corazones masculinos en consonancia con el Dios Trino!

Los Madrugadores en Córdoba

Este sábado 30-12-2017, al ser uno de los quintos días sábado de mes, se reunirán en el Santuario de la Vida y la Esperanza del Cerro de Las Rosas las seis comunidades y, luego de una hora de oración, festejarán con un desayuno a la canasta todo lo recibido en 2017 y ofrecerán su PLAN 2018 para depositarlo en los brazos de la Mater.

Su proyección en un comedor para personas en situación de calle, en un jardín de infantes de una localidad muy pequeña del interior provincial, en la Iglesia Diocesana con su Coro y en la Familia de Schoenstatt con distintas actividades hace que, estos Madrugadores tengan su actitud muy clara y definida desde un comienzo “En salida“.

¡Gracias por sus oraciones!

Visita de la Familia Superiora del Instituto de Familias a Corrientes

Autor: Rene Llapur

Corrientes, Argentina. Con inmensa alegría los días 18, 19 y 20 de noviembre de 2017, la familia de Schoenstatt de Corrientes abrió su corazón para recibir a la familia superiora del Instituto de Familias de nuestra región, Argentino Paraguaya, Carmen y Pedro Klobovs. Su llegada a Corrientes respondió a la invitación que les hiciera oportunamente el Arzobispo de Corrientes Monseñor Andrés Stanovnik (OFMcap), organizada para estar presente en la misa de acción de gracias por el Contrato Consagración Perpetua del Matrimonio de Julia y Hugo López Manzur, también fundadores de la Obra de Familia local, miembros del Curso Paraguayo-Argentino “Ignis Mariae Victoriosus” que hiciera su Consagración Perpetua a fines de septiembre de 2017.

Carmen y Pedro Klobovs en la Tierra de María

De camino a Corrientes hicieron una visita previa a la Familia de Schoenstatt de Resistencia para acompañar al Matrimonio Martínez, novicios del 2º Curso Paraguayo-Argentino del Instituto de Familias. Entre las actividades programadas en nuestra ciudad, se incluyó la visita a la “Tierra de María” sede del Movimiento, predio donde la comunidad de Corrientes anhela construir el futuro Santuario, fue esta una oportunidad para que los Superiores pudieron conocer a los miembros de la comunidad y transmitir su rica experiencia en esta etapa previa a la construcción del Santuario Local.

Matrimonios López Manzur, Klobovs y Martínez

En un encuentro privado con el Arzobispo de Corrientes, la Familia Superiora, como los flamantes miembros con Contrato Perpetuo profundizaron vínculos y compartieron aspectos familiares y de la fecundidad del Instituto de Familias, así como la importancia que este ofrece a la Iglesia Particular. El domingo 19 de noviembre se ofició la Santa Misa de Acción de Gracias, presidida por nuestro pastor, Monseñor Andrés Stanovnik, concelebrada por el Padre Alejandro Blanco Araujo, asesor del Movimiento de Schoenstatt que también llegó desde Buenos Aires en una visita regular. También estuvo presente la asesora Hermana Elsa María Soros que reside en Oberá Misiones. La familia de Corrientes acompaño este bendecido momento, ocupando amplios sectores de la iglesia Catedral. De la Homilía del Arzobispo de Corriente se extrajo el siguiente párrafo dedicado al Instituto de Familias de Schoenstatt.

“Ser cristiano es seguir a Jesús, respondiendo a su llamado de amor. La lógica del amor de Jesús es darlo todo, todo lo que he recibido: es decir, la vida. Los caminos por los que Él nos llama son muy variados, pero para todos vale la dinámica del grano de trigo: dar la vida hasta entregarla toda. En este marco, quisiera destacar a las personas que descubren en su vida el llamado de Jesús a una consagración total y para ello emiten un compromiso público en la comunidad para vivir esa vocación. Este es el motivo por el que hoy nos acompañan dos matrimonios del Instituto de Familias del Movimiento de Schoenstatt: el matrimonio López Manzur, de nuestra comunidad, y el matrimonio Klobovs de la diócesis de San Martín, provincia de Buenos Aires, junto el sacerdote asesor del Movimiento, el P. Alejandro. Recientemente, en Asunción, cinco matrimonios, entre ellos los López Manzur, realizaron el contrato perpetuo en el Instituto de Familias del Movimiento Apostólico de Schoenstatt. Ese compromiso público consiste en que el matrimonio se consagra a la tarea de configurarse a partir de la fe en la presencia de Cristo entre ellos, viviendo en obediencia, pobreza y castidad matrimonial; para pertenecer a Dios por entero, en medio del mundo y en la vida cotidiana como matrimonio y familia. Ese es el camino de felicidad que recorrió María, por eso, en Alianza con ella, los matrimonios del Instituto se entregan de lleno en ese camino. Les damos la más cálida bienvenida y rezamos por ellos y por los jóvenes, para que se animen a vivir la belleza y la pureza del amor cristiano”.

Después de la Santa Misa con Monseñor Stanovnik, Asesores y hermanos de la Comunidad de Corrientes

Como es costumbre en nuestra tierra, el lunes 20 de noviembre nos trasladamos a la Basílica de Itatí en la localidad del mismo nombre distante a 70 km de la ciudad de Corrientes para depositar a los pies de nuestra Tierna Madre, la Pura y limpia Concepción de Nuestra Señora de Itatí, patrona de la región, todas nuestra intenciones y agradecer su maternal acompañamiento en esta etapa previa a la construcción del Santuario y pedir especialmente por la fecundidad del Instituto de Familias en la región que ya ha dado sus primeras vocaciones.

En el atrio de la Basílica de Itatí. Corrientes

Nuevos Aliados en la Rama de Hombres de Buenos Aires

El día 18 de Diciembre, se realizó la decimacuarta Alianza realizada por la Rama de Hombres de Buenos Aires. La misma fue celebrada por el Padre Adolfo Losada, en el Santuario de Belgrano.

Los nuevos Aliados de la Mater son Matías Armandola, Pablo de Maio, Marcelo Ordiales, Sergio Mai y Santiago González.

El corazón de Schoenstatt es la Alianza con María en el Santuario. Allí, María, la Madre y Reina tres veces Admirable, ha establecido su “taller” de educadora; allí acoge y transforma a sus hijos y desde allí los envía como apóstoles al mundo. La acción que ejerce María en el santuario, tiene como finalidad dar a luz espiritualmente a Cristo en cada persona y en cada comunidad, hacer que Él tome forma en nosotros hasta que logremos la madurez como cristianos adultos en la fe. Esta acción de María, que debe contar con nuestra activa cooperación, conduce a una profunda renovación religioso-moral personal, la cual es base, motor y seguro de la transformación de la sociedad y de las estructuras que la conforman.

Carta de Alianza (Diciembre 2017)

Queridos hermanos,

En los días previos a la Navidad nos dejamos exhortar por el Apóstol Pablo: “Ya es hora que despertemos del sueño, pues la salud está ahora más cerca que cuando abrazamos la fe. La noche está pasando, el día está encima: desnudémonos, pues, de las obras de las tinieblas y vistámonos de las armas de la luz” (Rom 13,11b-12). María quiere que Cristo nazca en cada uno: “De nada valdría que Él nazca mil veces en Belén, si no lo hace en tu corazón”, dice un antiguo proverbio.

Él quiere nacer también en tu hogar, en la Familia de Schoenstatt, y en la Argentina. Lo estamos precisando: ¿a quién no le ha dolido ver en la televisión los sucesos violentos de los últimos días? Para que Jesús nazca en nuestra patria es necesario un cambio interior: dejar de lado las ambiciones políticas, las peleas sociales, las mezquindades de querer imponer, dividir, lastimar y romper, agrandando aún más la grieta.

Podemos llevar al pesebre un gran anhelo y la gran petición, que se haga más realidad la proclama de los ángeles en la Noche Santa: “¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra, paz a los hombres amados por él!” (Luc 2, 14). Sin esa paz los regalos que nos haremos, los deseos de felicidad y prosperidad que nos digamos, serán fuegos artificiales, palabras sin mayor contenido.

El tiempo navideño es tiempo de la luz, de encender la llama de la paz y no las fogatas de la discordia. Esto será realidad si nos dejamos abrazar por el Niño de Belén, sin distinción de credos ni banderas políticas. Lo podemos practicar en primer lugar entre nosotros, con nuestros compañeros de trabajo, con nuestros amigos, en nuestros hogares. Todo clima enrarecido por el odio y por el rencor, podría sanarse paso a paso, si vamos construyendo la ansiada “cultura de la alianza”.

No alcanza con repudiar las balas, las piedras de los violentos, los insultos y destrozos. La crítica no alcanza: hay que cambiar el corazón y permitir que la Alianza que transforma haga posible la profecía de Isaías: “El será juez entre las naciones y árbitro de pueblos numerosos. Con sus espadas forjarán arados y podaderas con sus lanzas. No levantará la espada una nación contra otra ni se adiestrarán más para la guerra.” (Is 2,4). Cuando los pacíficos abandonen las filas del odio y los líderes asuman la humildad de los pastores de Belén, comenzará la Navidad para la patria.

Celebrar la Navidad es un acontecimiento de amor: se trata de descubrir lo bueno de aquellos que invitaremos -o nos inviten- en la Nochebuena, valorando al niño desvalido que gime en nuestro interior, buscando apoyo, ternura y algo de amor. ¿Qué te detiene a luchar por esa Paz? ¿Qué te motiva a luchar por la paz? ¿Qué puedes hacer para poner más paz en tu familia y en tus ambientes?

Por otro lado, los invito a testimoniar una vez más que es Jesucristo quien nos visita en Navidad.

El domingo, en un artículo de un diario leía los siguiente: “La Navidad llega antes a las calles porteñas: mañana se celebrará la segunda edición del Desfile Navideño, que pondrá en escena a más de 350 artistas, seis carrozas gigantes y al más esperado: Papá Noel en su trineo. Cada carroza representará un concepto distinto: la música, la magia, los deseos, los regalos, el arbolito y Papá Noel.” ¡Qué mentira!

Desde aquella primera Nochebuena hasta la de este año, hay un solo misterio que conmemoramos y actualizamos: el regalo del Padre, el Hijo de Dios y de María que quiere unirnos como hermanos. Como aliados de María encendamos la vela de la alianza para que Ella nos transforme en personas de la Navidad: de paz, alegría y esperanza.

Les deseo un tiempo muy feliz y un buen comienzo de Año Nuevo. Desde el Santuario, nuestro Belén, los bendigo y acompaño.

P. Guillermo Carmona